Portada » La última milla en logística

La última milla en logística

última milla transporte

Los avances digitales han permitido, durante las últimas décadas, una gran transformación que ha permitido que el sector logística y transportes haya logrado mejorar y optimizar a niveles muy altos cada una de sus operaciones dentro de toda la cadena logística y de suministro. La logística de última milla permite la optimización en una fase muy concreta, dentro de la etapa de distribución del producto o mercancía: la última. Su importancia, pues, es obvia. Te contamos qué es la última milla y qué se obtiene con su aplicación.

La última milla, ¿Qué es?

También conocida como distribución capilar, consiste en centrarse especialmente en la gestión de la última parte del trayecto hasta la entrega final al cliente. Precisamente, por eso se llama la última milla (equivalente a aproximadamente 1,6 km). El nombre de distribución capilar viene porque suele ser una fórmula muy efectiva cuando se aplica dentro de ciudades y sus capilares o ramificaciones. Estas zonas de ciudades muy articuladas que suelen ser un verdadero problema para las empresas transportistas.

De esta manera, un software que sirva para optimizar la última milla tendrá en cuenta factores externos como el tráfico, el tiempo de parada en semáforos, aparcamientos o zonas de descarga disponibles, así como la posibilidad o no de realizar la entrega justo en el punto de destino o cerca de él.

Consejos para su correcta aplicación

Tres aspectos esenciales para sacar todo el provecho a la última milla son la optimización de rutas de transporte, el tipo de mercancía (naturaleza, tamaño, requerimientos especiales, tipo de vehículo necesario…) y las condiciones de entrega que acordemos con el cliente, no solamente en cuanto a tiempos, sino cantidades y otras posibles condiciones.

Para aplicar una logística de última milla correctamente, lo ideal es contar con un software que calcule todo en función de todas esas variables: las características de nuestros vehículos, el tamaño y naturaleza de la mercancía, las zonas de carga y descarga, velocidades límite en carreteras, tráfico o ventanas horarias y condiciones de entregas exigidas por los clientes. Entre muchas otras variables que pueden llegar a darnos los softwares de optimización de rutas más avanzados, o los especializados en última milla.

Como podemos observar, para prácticamente cualquier empresa de transporte puede ser interesante aplicar la fórmula para optimizar la última milla, especialmente en empresas que realicen repartos en zonas muy articuladas, congestionadas o con mucho tráfico de la ciudad. Por ejemplo, empresas de paquetería urgente o compañías que realicen entregas diarias o recurrentes en diferentes puntos de zonas urbanas.

La optimización de rutas es importante en todos sus trayectos, más si cabe en el último tramo. Y, sobre todo, cuando más opciones de imprevistos existen.

Para más información sobre el sector logística y transportes, sigue el blog de Aníbal Blanco. Te esperamos en futuros artículos. ¡Síguenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *